Fisioterapia especializada en Dolor Cervical, Lumbar y de Espalda

El dolor de espalda es la causa más común de dolor en nuestra sociedad. La mayoría de las veces será un dolor que en pocos días se marchará y no volverá, otras veces sufriremos episodios recurrentes de dolor de espalda y en otras ocasiones se alargará en el tiempo, lo que se conoce como dolor crónico. En el 85-90% de los casos el tratamiento de fisioterapia será suficiente para eliminar el dolor de espalda, en un 10-15% deberá complementarse con tratamiento farmacológico o quirúrgico, finalmente, en un 1% de los casos la fisioterapia inicialmente no puede aportar ningún beneficio.

Dolor cervical

Síntomas

El dolor de espalda puede manifestarse a lo largo de toda la columna e incluso puede proyectarse hacia las extremidades superiores e inferiores.

Dolor cervical y dolor lumbar

Dolor neuropático o síndrome radicular

Hernia o protrusión del disco

Rigidez y tensión en espalda y cuello

Contracturas musculares

¿Cómo te ayudamos?

Exploramos de forma global y específica la región afectada, profundizando en tu caso en particular, y proponiendo un tratamiento a medida, que además te sea fácil de realizar.

Entrevista clínica, conocimiento en profundidad de tu caso

Exploración de la región global y específica

Diagnóstico, y evaluación del dolor

Resolución de dudas

Tratamiento específico e individualizado

Tratamiento dolor de Espalda

El plan de tratamiento pretende disminuir, aliviar y resolver los síntomas, darte estrategias para que puedas manejarlo en el futuro, así como evitar que los episodios de dolor de espalda se repitan.

Ejercicios domiciliarios para quitar el dolor de espalda

Ejercicios para prevenir el dolor de espalda

Terapia manual y masaje en columna y cuello

Otras pautas (ergonomía, corrección postural, etc.)

Reserva ya tu cita

El dolor de espalda requiere de un abordaje especializado, basado en el conocimiento y experiencia. Si tienes dolor habitualmente recomendamos un programa. Si tienes un episodio puntual con una sesión podría ser suficiente.

1ª Visita = Valoración, diagnóstico y plan de tratamiento: 45-60′

Sesión de seguimiento = Tratamiento y monitorización del progreso: 30-40′

Programa de Tratamiento = 5 Sesiones (Recomendado en dolor recurrente o crónico)

Pide Cita

tarifas

PRIMERA VISITA

85€

Pide Cita

Programa tratamiento

279€

5 SESIONES SEGUIMIENTO

Pide Cita

sesion seguimiento

60€

Pide Cita

Diagnósticos más comunes vinculados al dolor de espalda

Dolor Cervical

El dolor de cuello o dolor cervical es una de las causas más comunes de consulta. La mayoría de las veces el dolor cervical está causado por articulaciones vertebrales o músculos cervicales, y hasta pueden aparecer otros síntomas como mareos o inestabilidad. La fisioterapia resuelve en la mayoría de los casos el dolor cervical.

Causas habituales de Dolor Cervical

El dolor en cervicales puede estar ocasionado por diferentes factores. Según su causa, el tratamiento también será distinto.

Tensión cervical y contracturas musculares

Rigidez y pérdida de movilidad del cuello

Latigazo cervical por accidentes de tráfico, esquí u otros

Hernias y protrusiones del disco

Pinzamientos de los nervios cervicales

Síntomas asociados a las Cervicales

Los síntomas cervicales pueden ser muy diversos y no siempre se asocian directamente a la región cervical. Requieren de una exploración de fisioterapia especializada para determinar la relación de estos con el cuello.

Dolor cervical

Dolor de cabeza o cefalea cervicogénica

Hormigueos o calambres en brazos y manos

Dolor neuropático en extremidad superior

Mareos e inestabilidad

¿Cómo te ayudamos?

Realizamos una valoración y exploración física completas de las cervicales que nos permiten conocer el caso. Analizamos la fuerza, la movilidad y el dolor cervical. Establecemos el diagnóstico y planteamos un tratamiento de fisioterapia a medida.

Entrevista clínica y análisis del caso

Evaluación de la fuerza, la movilidad y el dolor

Diagnóstico específico

Tratamiento individualizado

Resolución de dudas

Tratamiento del Dolor Cervical

La columna cervical requiere de un tratamiento de fisioterapia especializado. El fisioterapeuta experto en cervicales abordará el caso mediante ejercicios de diferentes tipos, movilizaciones del cuello y otras herramientas adaptadas al caso.

Movilizaciones cervicales y de espalda

Masaje en la musculatura cervical

Entrenamiento de la musculatura cervical

Ejercicios de auto-tratamiento y ergonomía

Rehabilitación mediante realidad virtual

Pide Cita

La columna cervical requiere de un tratamiento de La columna cervical requiere de una valoración y un abordaje específico, dada su complejidad.

Es recomendable realizar un plan de tratamiento integral para resolver el dolor y evitar que éste vuelva a producirse. Si además hay mareos, inestabilidad, hormigueos o calambres en brazos y manos u otros síntomas, el programa está todavía más recomendado.

Programa: 5 sesiones

Primera visita: Valoración + Propuesta de tratamiento

Visita de seguimiento del tratamiento

Preguntas frecuentes

tarifas

PRIMERA VISITA

85€

Pide Cita

Programa tratamiento

279€

5 SESIONES SEGUIMIENTO

Pide Cita

sesion seguimiento

60€

Pide Cita

El dolor cervical es uno de los más comunes hoy en día. Su incidencia ha aumentado más de un 20% en los últimos 10 años y está entre los dolores crónicos que se relacionan que más discapacidad producen a lo largo de la vida. Además, con el teletrabajo estas cifran se espera que aumenten. Después de un episodio de dolor cervical, entre el 50 y 85% de los pacientes volverán a tener dolor en esa región de forma recurrente, especialmente si no reciben tratamiento específico.

Los factores que se involucran en el dolor cervical han estado bien estudiados. Ciertas posturas mantenidas en el trabajo, o el uso de los brazos, especialmente en tareas repetitivas pueden generar dolor cervical. La pérdida de movimiento en regiones corporales como los hombros o la columna torácica influirá en las cargas de la columna cervical, haciendo que las vértebras y músculos cervicales tengan más carga mecánica. De la misma manera, la fuerza y resistencia de los músculos de la región cervical influyen en la capacidad de la región cervical a soportar cargas mecánicas y a protegerla. Además, la columna cervical tiene funciones de coordinación ojo-cuello y ojo-mano muy importantes para la mayoría de las tareas del día a día. Cuando existen afectaciones de la columna cervical, además de dolor, es posible sentir contracturas musculares, dificultad para concentrarse, visión borrosa, mareo, inestabilidad o dolor de cabeza.

En la mayoría de los casos, el dolor cervical no tiene una causa clara, a pesar de que las pruebas de imagen como radiografías o resonancias demuestren ciertos signos de degeneración, éstos son comunes en la mayoría de la población sin dolor cervical. También sucede al revés, en pacientes con dolor cervical no se identifican señales de desgaste o inflamación en la columna cervical mediante las pruebas de imagen, con lo que éstas no explican por si solas el dolor cervical.

Por ello, el dolor cervical requiere de un diagnóstico de fisioterapia especializada, que permita determinar las causas del dolor, entre las que se incluyen: contractura muscular, tensión o rigidez muscular, irritación de las articulaciones de la columna cervical o problemas relacionados con los discos de las cervicales.

El fisioterapeuta, además, realizará una exploración de las funciones de la cervical como la fuerza o la movilidad y realizará un análisis de la discapacidad provocada por el dolor cervical, de manera que se podrán monitorizar las mejoras de forma objetiva.

Una de las causas más estudiadas de dolor cervical es el dolor o trastorno asociado a un latigazo cervical. El latigazo cervical es la patología más común derivada de los accidentes de tráfico, siendo, además, una de las causas de incapacidad y baja laboral más frecuentes hoy en día.

El latigazo cervical no es una entidad exclusiva de los accidentes de tráfico, en múltiples deportes se puede sufrir un traumatismo que implique alteración de la columna cervical, como, por ejemplo, el esquí, el descenso en bicicleta, las artes marciales o los deportes de contacto en equipo (fútbol, baloncesto, rugby, etc.).

Los signos y síntomas que se padecen después de un episodio de latigazo cervical reciben el nombre de trastorno asociado a un latigazo cervical y se parecen a los signos y síntomas del dolor cervical sin traumatismo, sólo que pueden existir lesiones graves por el traumatismo que deben descartarse en urgencias.

Las lesiones graves que deben descartarse incluyen fracturas vertebrales, daño cerebral por conmoción, entre otros. La valoración inicial clasifica en cuatro los niveles de trastorno asociado al latigazo cervical.

En el grado IV se evidencia la presencia de una patología grave, confirmada a través de pruebas de imagen.

El grado III implica la lesión o disfunción del sistema nervioso. En la exploración se halla pérdida de reflejos, déficits de sensibilidad, hormigueos, calambres o debilidad muscular.

El grado II implica una alteración de las actividades de la vida diaria a causa del dolor cervical, sin signos o síntomas neurológicos.

El grado I implica signos y síntomas como dolor, sensibilidad o rigidez que no interfieren con las actividades de la vida diaria.

Cuanto mayor es el grado de afectación más tiempo de tratamiento implicará y más fases de recuperación.

El tratamiento para grados IV y III puede implicar fármacos y cirugía, en fases iniciales, además de realizar pruebas de imagen u otras pruebas diagnósticas iniciales y de seguimiento. En fases más avanzadas el tratamiento de fisioterapia está totalmente indicado para recuperar las funciones y capacidades de la columna cervical, pudiendo volver a realizar actividades para la vida diaria.

En los grados I y II está desaconsejado realizar pruebas de imagen u otras pruebas más allá de los tests funcionales y la exploración física que se realizaría en consulta de fisioterapia. El tratamiento consiste en mejorar los síntomas como el dolor cervical, la rigidez, la inestabilidad o el mareo y aumentar las capacidades y la función de la columna cervical, permitiendo de esta manera, que se pueda realizar cualquier tipo de actividad.

El tratamiento consistirá en eliminar el dolor y mejorar la función de la columna cervical, disminuyendo así la discapacidad provocada por el dolor. Se emplearán técnicas manuales, ejercicios de fuerza y resistencia cervical, ejercicios de control cervical y ejercicios de coordinación ocular y manual relacionados con la columna cervical, Para mejorar estos aspectos, nos apoyamos con herramientas de última generación tan potentes como la realidad virtual, que permite reeducar la coordinación visual y manual relacionados con columna cervical de forma segura, progresiva y divertida.

image-slider-with-thumbnail1.jpeg
image-slider-with-thumbnail2.jpeg
image-slider-with-thumbnail3.jpeg
image-slider-with-thumbnail4.jpeg
image-slider-with-thumbnail5.jpeg
image-slider-with-thumbnail6.jpeg
image-slider-with-thumbnail7.jpeg
PlayPause
previous arrow
next arrow
image-slider-with-thumbnail1.jpeg
image-slider-with-thumbnail2.jpeg
image-slider-with-thumbnail3.jpeg
image-slider-with-thumbnail4.jpeg
image-slider-with-thumbnail5.jpeg
image-slider-with-thumbnail6.jpeg
image-slider-with-thumbnail7.jpeg
previous arrow
next arrow

Dolor Lumbar

El dolor lumbar es el motivo de dolor de espalda más prevalente y el motivo de consulta de dolor músculo esquelético más común en atención primaria dentro de nuestra sociedad actual. Por lo general, los episodios de dolor lumbar suelen durar unos pocos días o meses, pero alrededor de un tercio de los casos, éste se vuelve recurrente, padeciendo estas personas episodios de dolor lumbar al menos una vez al año. La fisioterapia es efectiva en la mayoría de los casos de dolor lumbar (>90%), especialmente en el dolor lumbar crónico y recurrente.

Tipos de Dolor Lumbar

El dolor lumbar se clasifica en 3 grupos, y esta clasificación nos permite identificar las situaciones severas, las moderadas y las leves.

El 85-90% dolor lumbar inespecífico. Tiene buen pronóstico con fisioterapia

El 10-15% del dolor lumbar tiene afectación del nervio y, además de fisioterapia, puede requerir fármacos o cirugía

El 1% de los casos de dolor lumbar corresponden a una patología grave como un tumor o una fractura. Requiere diagnóstico precoz y tratamiento médico

Subgrupos de dolor lumbar:

Dentro del grupo de dolor lumbar inespecífico (85-90%) existen todo tipo de afectaciones que pueden tratarse sólo con fisioterapia, por ejemplo:

Dolor muscular, contracturas, tensión

Síndrome discogénico (afectación del disco, hernias, protrusiones)

Síndrome facetario (afectación de las articulaciones vertebrales)

Dentro de las afectaciones del nervio (10-15%) encontramos:

Síndrome radicular, dolor neuropático (eléctrico, punzante, quemante, etc.)

Estenosis del canal (hormigueos, pérdida de sensibilidad y/o fuerza en piernas)

Radiculopatía (hormigueos, pérdida de sensibilidad y/o fuerza en piernas)

¿Cómo te ayudamos?

Un buen diagnóstico lleva a un buen tratamiento. Identificar las causas del dolor lumbar y los factores contribuyentes para abordar el caso con éxito.

Diagnóstico del dolor lumbar

Terapia manual, masajes

Ejercicio terapéutico para el dolor lumbar

Entrenamiento de fuerza de piernas y lumbares

Pautas de ergonomía, postura anti-dolor

Acompañamiento en la reintroducción de actividades

Pide Cita

Un primer diagnóstico de dolor lumbar sólo nos lleva una sesión. Pautar un tratamiento eficaz a largo plazo conlleva un aprendizaje de ejercicios por parte del paciente que se enseñarán y revisarán semanalmente en consulta para corregir, ajustar y progresar.

1ª Visita = Valoración + Propuesta de tratamiento 60′

Sesión de seguimiento = 45′

Programa de Tratamiento = 5 Sesiones (Mayor eficacia)

Pide Cita

Preguntas frecuentes

tarifas

PRIMERA VISITA

85€

Pide Cita

Programa tratamiento

279€

5 SESIONES SEGUIMIENTO

Pide Cita

sesion seguimiento

60€

Pide Cita

El dolor lumbar es el motivo de consulta de dolor músculo esquelético más prevalente en atención primaria dentro de nuestra sociedad actual, y el dolor de espalda más común.

El dolor lumbar es aquel que aparece en la parte baja de la espalda, desde la última vértebra torácica hasta el sacro y la pelvis. El dolor lumbar puede ser muy incapacitante, limitando de forma severa la participación en las actividades diarias.

Por lo general, los episodios de dolor lumbar suelen durar unos pocos días o meses, pero en un número importante de personas, alrededor de un tercio de los casos de dolor lumbar, éste se vuelve recurrente, padeciendo estas personas episodios de dolor lumbar al menos una vez al año. En algunos casos, el dolor no se resuelve por si sólo a los 3 meses ni tampoco al año, a menos que se realice tratamiento de fisioterapia especializada en dolor de espalda. Quitar el dolor no es suficiente para que no vuelva a repetirse, es recomendable realizar ejercicios adaptados para que el dolor no se repita.

image-slider-with-thumbnail1.jpeg
image-slider-with-thumbnail2.jpeg
image-slider-with-thumbnail3.jpeg
image-slider-with-thumbnail4.jpeg
PlayPause
previous arrow
next arrow
image-slider-with-thumbnail1.jpeg
image-slider-with-thumbnail2.jpeg
image-slider-with-thumbnail3.jpeg
image-slider-with-thumbnail4.jpeg
previous arrow
next arrow

Las causas del dolor lumbar pueden ser diversas. Las menos comunes son las causas de patología grave, que relacionan el dolor lumbar con la aparición de un tumor en la columna, el síndrome de cauda equina, la espondilólisis o espondilolistesis, las fracturas, patologías vasculares, reumáticas o el dolor visceral referido. Todas estas causas representan tan sólo el 1% de los casos de dolor lumbar.

En segundo término, alrededor de un 5-10% de los casos, encontramos los síndromes radiculares, en los que los nervios de la espalda se ven afectados, concretamente al nivel de la raíz dorsal o del ganglio de la raíz dorsal del nervio. La irritación del nervio puede estar provocada por una hernia del disco vertebral o por una protrusión del disco principalmente, aunque hay otros factores químicos que pueden provocar irritación de los nervios en la columna lumbar, popularmente se conoce como ciática, aunque es típico sobre utilizar el diagnóstico de ciática para referirse a muchos tipos de dolor y patología lumbar diferentes.

El dolor suele aparecer irradiado hacia la pierna, de tipo eléctrico, a ráfagas, en ocasiones se siente como quemazón.

Puede empeorar al toser o al sonarse la nariz, por la noche suele ser más intenso independientemente de la posición y a lo largo del día puede haber posturas que alivien parcialmente el dolor.

En estos dos primeros grupos el diagnóstico mediante resonancia magnética u otras pruebas aporta mucha información, así como el tratamiento farmacológico en el segundo grupo.

El tercer grupo, que representa alrededor del 90% de los casos de dolor lumbar, las pruebas de imagen pueden hallar pequeñas protrusiones o hernias, así como signos de desgaste articular, pero estos hallazgos no se acompañan de compresión del canal medular o del foramen de conjunción neural, en otras palabras, no afectan a los nervios. En estos casos, las imágenes no aportan mucha información al tratamiento, y, de hecho, no deberían realizarse ya que siembran más confusión a la población. La exploración en consulta de fisioterapia en estos casos es de gran utilidad para identificar que estructura puede estar provocando el dolor, ya sean los músculos, las articulaciones de las vértebras lumbares, la articulación sacroilíaca, o el disco vertebral.

El tratamiento de primera elección en estos casos es la fisioterapia. Para los otros dos grupos la fisioterapia tiene también un papel destacado, pero para el control del dolor neuropático el tratamiento mediante fármacos debe ser la opción a corto plazo y la fisioterapia después de las 48-72 primeras horas. La recuperación del dolor lumbar neuropático en general pasa por dos fases, la primera es la fase aguda, con más dolor e incapacidad, y dura aproximadamente 3 semanas. La segunda fase, la subaguda, puede durar entre 3 y 6 meses, se estima una recuperación parcial del 88% de los pacientes después de 6 meses y una recuperación total del 65% de los casos a lo largo de un año. El tratamiento de fisioterapia pretende mejorar estas cifras, así como los episodios futuros de recurrencia.

Cérvico-braquiálgia o síndrome radicular

El dolor en el brazo puede estar causado por una afectación en la columna cervical. Cuando los nervios de la columna cervical se ven comprometidos o pinzados, pueden dar dolor a lo largo de todo su recorrido. El dolor eléctrico, quemante, espontáneo, lancinante o punzante suele ser propio de un pinzamiento cervical, reconocido como síndrome radicular cervical o cérvico-braquiálgia. Es una afectación que representa alrededor de un 10% de los casos de dolor cervical y tiene tratamiento mediante fisioterapia especializada.

Síntomas

Los síntomas típicos de la cérvico-braquiálgia, el síndrome radicular cervical y otras patologías que cursan con dolor neuropático se presentan con las siguientes características:

Dolor en ráfagas, eléctrico, punzante o quemante

Afectación cervical y hasta la mano

Dolor constante variable en intensidad o espontáneo

El dolor puede empeorar por la noche

Pérdida de sensibilidad y debilidad muscular

Hormigueos y calambres en brazos o mano

Patologías Asociadas

Las causas más comunes de los síntomas de este tipo de dolor cervical son:

Protrusiones, hernias cervicales (más común)

Neuropatía diabética

Mielopatía cervical

Síndrome Parsonage Turner

Otras (neoplasias o infecciones)

A veces se confunden con neuropatías periféricas como:

Síndrome del túnel carpiano

Síndrome del desfiladero torácico

Síndrome de T4

¿Cómo te ayudamos?

Realizamos una entrevista para comprender bien el caso y cómo afecta en tu vida para establecer los objetivos prioritarios. Hacemos una exploración exhaustiva de la sensibilidad, fuerza y reflejos, así como evaluamos múltiples parámetros del dolor y de la columna cervical.

Entrevista completa de su caso

Exploración de los nervios

Análisis del dolor

Exploración cervical (movilidad y fuerza)

Plan de tratamiento a medida

Tratamiento

Las sesiones de fisioterapia buscan disminuir el dolor y proponen ejercicios para mejorar las capacidades de la columna cervical y recuperar los déficits de sensibilidad y fuerza.

Movilizaciones, masajes

Entrenamiento de fuerza

Estiramientos cervicales y ejercicios de movilidad

Ejercicios de movilidad de columna

Ejercicio aeróbico aplicado a columna cervical

Consejos y medidas ergonómicas

Pide Cita

Cada caso de cervico-braquiálgia es distinto en cuanto al tratamiento, pero por lo general, la fisioterapia debe realizarse entre los 2 y 3 primeros meses, después, cuando el dolor y las funciones de las cervicales están bien recuperadas se mantienen sesiones de seguimiento a convenir si es necesario.

1ª Visita = Valoración + Propuesta de tratamiento 60′

Sesión de seguimiento = 45′

Programa de Tratamiento = 5 Sesiones (Recomendable)

Pide Cita

Preguntas frecuentes

tarifas

PRIMERA VISITA

85€

Pide Cita

Programa tratamiento

279€

5 SESIONES SEGUIMIENTO

Pide Cita

sesion seguimiento

60€

Pide Cita

De la columna cervical emergen los nervios que viajan a los miembros superiores, inervando la piel y los músculos del hombro, el brazo, el antebrazo y la mano. En la propia columna cervical pueden producirse atrapamientos o irritación de estos nervios da lugar a neuropatías, y síndromes radiculares cómo la cérvico-braquiálgia.

El dolor puede o no aparecer en la región cervical y se extiende por el miembro superior, distribuyéndose de formas muy distintas. El dolor típicamente tiene características neuropáticas como ardor, quemazón, pinchazo o de tipo eléctrico, y puede ir acompañado de signos de pérdida de conducción nerviosa tales como debilidad muscular en la mano, el brazo o el hombro y pérdida de sensibilidad en esos mismos territorios.

En ausencia de un traumatismo que explique la lesión en el sistema nervioso como en el caso del latigazo cervical, existen patologías que pueden causar estos síntomas y es conveniente diagnosticarlas.

Las patologías más comunes que pueden provocar dolor cervical neuropático son:

  • Mielopatía cervical
  • Neoplasias
  • Infecciones
  • Diabetes
  • Síndrome de Parsonage Turner
  • Otras enfermedades degenerativas

Existen también otras patologías que pueden tener una distribución de dolor parecida, como es el caso del síndrome del desfiladero torácico o el síndrome de T4. En estos casos, el atrapamiento o irritación del nervio se localiza en la columna torácica o en el espacio entre la clavícula y las costillas. En estos casos, la afectación del nervio es en un punto del trayecto que no afecta a la raíz nerviosa.

Otras patologías que pueden cursar con dolor neuropático o signos de pérdida de conducción nerviosa son las neuropatías por atrapamiento.

La más famosa es el síndrome del túnel del carpo, aunque existen otras como la neuropatía cubital en el codo o los síndromes de atrapamiento del nervio mediano en el antebrazo.

El dolor neuropático, cuando proviene de la columna cervical puede afectar a todo el brazo en forma de calambres, quemazón o electricidad. Apareciendo de forma espontánea, siendo peor por la noche y puede estar asociado a posiciones o movimientos del cuello o el miembro superior que alivien o empeoren el dolor, aunque no siempre existen tales posiciones.

En los atrapamientos de los nervios periféricos no siempre existe dolor neuropático. En ocasiones sólo existe dolor punzante bien localizado acompañado de debilidad muscular y pérdida de sensibilidad.

El tratamiento médico suele ser una infiltración de anestésicos como la lidocaína o corticos esteroides acompañado de fármacos estabilizadores de membrana como la gabapentina o la pregabalina. Las infiltraciones son de gran utilidad para quitar el dolor en el corto plazo, pero el problema no se resuelve si no se realiza fisioterapia. Por otro lado, los fármacos estabilizadores de membrana tardan unos días o semanas en hacer efecto y el tratamiento de fisioterapia es el que tiene mejores efectos en el corto plazo.

Desde el punto de vista del tratamiento de fisioterapia el dolor neuropático se trabaja desde la terapia manual, el ejercicio específico que se progresa hasta el ejercicio funcional y se añade en ocasiones el ejercicio aeróbico y las pautas de ergonomía para el trabajo, el sueño y otras actividades habituales.